Palabras para Animar

$250

En estas "palabras para sentir" pensamos en la doble posibilidad de "escuchar" y "sentir", es decir, en un tránsito del oído al corazón. La recitación -del papá, del maestro- es vehículo de interiorización, de formación de la memoria y de generación de sentimientos: en el acto repetido de escuchar el poema se reconocen vínculos y se delinean identidades! ¿Quién es ése que me lee? y ¿Quién soy yo, que atiendo y siento? Sabemos que el niño crece sano, en el integral sentido, cuando se sabe amado. La lectura recibida es una de las voces del amor.

Compartir: